Carta de vinos para el mejor menú

Los nueve vinos que mejor maridan con el menú de celebración propuesto para fin de año. El broche perfecto

Foto: El buen vino es el broche perfecto a cualquier menú de celebración.
El buen vino es el broche perfecto a cualquier menú de celebración.
Viña Pomal Cava Reserva 2013, Bodegas Bilbaínas. Un brut reserva riojano insólito hecho con tinta garnacha. Un verdadero e impecable blanc de noirs. La crianza de más de 18 meses le confiere aromas complejos e intensos que soportan muy bien el enfrentamiento con los acéticos del plato. Su fina burbuja acompaña las notas cítricas y vivas de la ensalada.
Amontillado La Cigarrera. La crianza es el secreto de complejidad de un amontillado. Este presenta una sequedad en nariz acompañada de unos envolventes aromas punzantes que casan bien con el atisbo de picor del plato. Sus recuerdos de frutos secos armonizan con la sensación balsámica de la ensalada. De largo post gusto perfecto para hacer el recorrido completo con el plato.
Marqués de Riscal 2014. La bocanada de mar en el plato se alía con las notas profundas, casi balsámicas y con recuerdos ahumadas de este monovarietal de verdejo segoviano fermentado en barrica. El sutil toque de madera acompaña los sabores de las algas, y su untuosidad y acidez consiguen equilibrar la combinación.
Do Ferreiro 2015, Gerardo Méndez. La potencia aromática del albariño tiene la suficiente personalidad para dejarse notar sin solapar las notas marinas yodadas del erizo, que es el fin de un buen maridaje: que plato y copa no se anulen en la alianza. Aromas potentes, boca refinada y la excepcional sedosidad de este personal vino servirán para resaltar los ingredientes marinos.
Ochoa Rosado de Lágrima 2014, Bodegas Ochoa. Un arroz de muchos ingredientes necesita de un vino versátil. Los tonos rosa anteceden a los ricos aromas de frutos rojos que en boca se confirman complejos y de buena estructura. Hay hasta afinidad cromática y el vino, con su justa acidez, ayuda a refrescar el paladar para el siguiente bocado.
Hipperia 2012 Pago de Vallegarcía. Se puede decir que esta es una alianza de iguales por lo compleja, llena de matices y sorpresas. Los ingredientes bien armados en el arroz, igual que la elegante mezcla de variedades de cabernet sauvignon, merlot, cabernet franc y petit verdot en el vino. Su equilibrada acidez acompaña la untuosidad del plato al que le viene bien la frescura del vino.

Tinto Pesquera Reserva 2012, Alejandro Fernández. La caza mayor necesita de vinos envejecidos, con cuerpo, y que hagan de elegante compañero de viaje como este reserva de larga crianza y finos rasgos. Los complejos aromas especiados, de madera y de fruta muy madura, se entremezclan para anticipar una boca armoniosa, un cuerpo con estructura y cantidad de matices.
Numanthia 2013. La carne puede verse maravillosamente escoltada por este tinto soberbio, vigoroso y estructurado. Es justo lo que se necesita para pactar en la mesa y asegurar que se establezca un lenguaje entre copa y plato. Elaborado con tinta de Toro, es un vino complejo, con cantidad de aromas y que mantiene una atractiva frescura de boca redonda.
Finca San Blas Dulce. Un dulce elegante y delicado elaborado con uvas en las que ha hecho su trabajo la botrytis cinérea, la podredumbre noble que permite el milagro solo cada ciertos años. La uva se recoge a mano, con mimo, casi grano a grano. Para acompañar el bizcocho es perfecto; lo ensalza y no pierde carácter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>