Vinos submarinos: ¿quieres conocer la moda que llega?

  

Vinos Submarinos

Quizás todavía no has tenido la oportunidad de ver uno de estos vinos submarinos que cada vez son más tendencia en nuestro país. Su nombre ya nos da ciertas pistas sobre su origen, y es que los vinos submarinos son aquellos cuya crianza se realiza bajo el mar con el fin de que adopte ciertas características que solo el medio marino puede aportar al zumo de la uva.

Pero, ¿de dónde surgió la idea para conseguir estos vinos?¿Cuánto tiempo pasan bajo el mar?¿Pierden sus propiedades al mezclarse con el agua salada? En este artículo de Gourness.com vamos a tratar de resolver todas las dudas que esta nueva moda puede traernos.

Un poco de historia

Como todo gran invento, a alguien se le tuvo que ocurrir que las botellas de vino bajo el mar obtuvieran ciertos rasgos característicos que podían potenciar el sabor propio de cada vino. Sin embargo, como la teoría de la gravedad y la manzana de Newton, este invento de los vinos submarinos surgió fruto de la casualidad, cuando se encontraron una serie de botellas sumergidas junto con los restos de un barco naufragado en 1840.

Algunas de las botellas que se recuperaron fueron subastadas por miles de euros ya que los vinos recuperados mantenían sus características y, pese a lo que se pueda creer, habían logrado potenciar sus propiedades.

Fue entonces cuando alguien en algún lugar del mundo debió de pensar, ¿y por qué no replicarlo? Y así,  algunas bodegas, en distintos países, consideraron la posibilidad de envejecer sus vinos en el lecho marino. Y así han nacido los vinos bajo el mar que han llegado pisando fuerte a nuestro país.

Diferencias entre el vino submarino y el crianza tradicional

Aunque sería curioso decir que las uvas con las que se elaboran los vinos submarinos se cultivan bajo el mar, lo cierto es que estos vinos se cultivan exactamente igual que los vinos tradicionales. En muchas ocasiones, de hecho, incluso la primera parte de la crianza se realiza en tierra firme.

Pero lo que diferencia si un vino es submarino o no, es su proceso de envejecimiento. Mientras los vinos clásicos realizan la crianza en barricas de distintos materiales que les aportan los matices diferenciadores que los caracterizan, los vinos submarinos realizan todo o parte de su envejecimiento bajo el mar, de modo que las botellas o las ánforas se sumergen durante meses, o en casos excepcionales, años, bajo el agua del mar.

En este medio, las condiciones de luz, presión y temperatura se controlan a través de sensores colocados en las profundidades del mar para mantener un control absolutodurante las 24 horas del día. Los vinos se sumergen en cajas perfectamente selladas y algunas bodegas permiten a los enoturistas más valientes experiencias para seleccionar sus botellas bajo el mar.

Cuando el vino se encuentra en un entorno donde no hay ruido ni apenas luz, el caldo se mantiene como si el tiempo se hubiera detenido, presentando las características de un vino fresco y jovencon toques salinos bien equilibrados.

Te puede interesar: Vino para barbacoa: ¿cómo hacer el maridaje perfecto?

Viticultura responsable con el medio ambiente

Seguro que alguno se puede haber planteado esta pregunta, ¿meter vinos en el mar no es contaminante para el medio ambiente? La respuesta es no, puesto que los materiales que se sumergen son orgánicos y responsables con el ecosistema marino: el cristal de las botellas o el barro de las ánforas, los corchos naturales y el vino elaborado con uvas naturales.

Vino Habla del Mar

Si quieres probar uno de estos vinos submarinos, en Gourness te recomendamos que empieces por el vino Habla del Mar, una creación de Bodegas Habla que surge de la investigación de nuevos métodos de elaboración del vino.

Este vino blanco submarino está elaborado con una mezcla de variedades de uvas atlánticas nacionales. Con una doble fermentación, primero en tierra y posteriormente reposando 8 meses en depósitos bajo el mar de la localidad francesa de San Juan de Luz, este vino destaca por sus aromas salinos, que recuerdan a ciertas especies de algas típicas de la zona.

Su color amarillo limón, limpio y brillante recuerda al de los vinos jóvenes a pesar de su envejecimiento lento. En nariz tiene notas salinas y vegetales, mientras que en boca se caracteriza por ser un vino suave con toques salinos y minerales.

Precisamente por su origen marino, y como no podía ser de otra manera, Habla del Mar es un vino perfecto para maridar con arroces de pescado y platos típicos de la cocina mediterránea. ¿Te animas a probar esta perla marina?

Como si de un tesoro oculto bajo el mar se tratara, los vinos submarinos han llegado a nuestras vidas para quedarse, y tienen la combinación perfecta de misterio y aventura que todo buen amante de los vinos sabrá apreciar.

Además, su caldo único le aporta unos rasgos diferentes que ni siquiera el cangrejo Sebastián querría perderse, porque como bien dice su canción “La vida bajo el mar es mucho mejor que el mundo allá arriba”, algo que en este caso se cumple con creces. ¿Vas a perdértelos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies