Blancos de una noche de verano

4 denominaciones para 4 formas de entender el vino

De alma mineral y corazón floral, o quizás de arraigo atemperado en colinas y montañas; complejos y seductores o torrentes refrescantes, paradigmas de acidez y fruta fresca. Existen tantos veranos como maneras de entender el vino, por ello te proponemos cuatro referencias tan diferentes como lo son tus noches veraniegas:

 

 

WALTRAUD [Riesling, DO Penedès]

Exotismo y elegancia a partes iguales

Riesling del Penedès. Así es. Lejos de emular a los mejores ejemplos alsacianos o del Palatinado, busca su propia identidad en la tierra que lo ve crecer para ofrecernos una versión varietal diferente, atrevida y rebosante de elegancia y matices aromáticos.

Waltraud es aterciopelado y sedoso, cítrico y floral (verbena); revestido de un halo que recuerda a miel y a sabroso pan de especias. De cuerpo firme y un final tan sensual como largo. Un vino de carácter para paladares con carácter de una noche de verano.

 

 

 

 

PAZO DAS BRUXAS [Albariño, DO Rías Baixas]

Esencia galega, misticismo ancestral

De Galicia al Mundo. Pazo Das Bruxas es paradigma de la idiosincrasia gallega, de su manera de relacionarse con su entorno y con sus leyendas, con un paisaje agreste, frondoso, marino y ancestral. Pero ante todo, Pazo Das Bruxas es un albariño respetuoso con el A, B, C de la variedad,elevada a su mejor versión:

 

Color amarillo pálido, brillante y límpido. Fragante en nariz, sus cítricos coquetean con fruta de hueso (melocotón blanco), todo asentado sobre una mineralidad que aporta el terruño y que culmina con un final fresco, vivo y muy presente. Alma y esencia de las Rías Baixas.

 

 

 

 

CAMINO DE MAGARÍN [Verdejo, DO Rueda]

La uva verdejo, en su esencia

La historia de la DO Rueda va irremisiblemente ligada a la verdejo. Una variedad que por su versatilidad enológica y frescura está muy presente en la mente de los amantes del vino.

 

Y es que esta variedad nos ofrece dos versiones igual de interesantes; por un lado vinos jóvenes, nerviosos, eléctricos, cargados de fruta blanca y frescor cítrico. Por el otro, la versión más compleja y seductora de la variedad que, como Camino de Magarín, danza con las pieles cítricas y juega con la barrica, generando matices y una mayor profundidad aromática, madurez y estructura; exhibiendo un paso por boca generoso y con una textura untuosa que acaricia el paladar.

 

SONS DE PRADES [Chardonnay, DO Conca de Barberà]

Entre la historia y la enología moderna

En la prestigiosa DO Conca de Barberà la viticultura se desarrolla bajo condiciones extremas, con bruscos cambios de temperatura que sin embargo juegan en favor de los aromas varietales más sutiles.

 

Sons de Prades y su chardonnay son el fiel reflejo de una región y de su pasado milenario, y a su vez, un claro exponente de una enología vanguardista que consigue lo mejor de la variedad; en nariz es pura fruta. Así, pera, piña y un fondo de fruta de hueso convergen con notas de flor silvestre (retama) y un sutil rastro cítrico que, sin embargo, se nos devuelve muy vivo en boca, carnal y sabroso, con un final paradigmático de la variedad.

Sea cual sea tu elección, ten presente que las noches de verano, con moderación, son un recuerdo que perdurará para siempre. ¡Vividlas intensamente!

Fuente: https://www.clubtorres.com/es/aprende-sobre-vino/planeta-vino/blancos-de-una-noche-de-verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>