Reciclaje en el vino. ¿Se reciclan las botellas y los corchos del vino?.

Después de bebernos una botella de vino, lo mejor sería reciclar el envase y contribuir al medioambiente. ¿Qué es lo que podemos reciclar?.

El vino es un ser vivo y como tal si queremos que siga su desarrollo se deberá aportar las condiciones adecuadas, así pues tras muchos ensayos se ha demostrado que la botella de vidrio es el espacio ideal para su madurez.

El vidrio y el propio color diferente en cada caso ayudan a que el vino siga madurando en su interior, a protegerlo de la luminosidad etc. En un mundo tan cambiante, en el que incluso el vidrio se ve cuestionado frente a novedosos materiales de envasado como el tan prosaico Tetra-Brik, pero la botella de vidrio sigue aportando el buqué óxidativo-reductivo que tanto ansían los grandes vinos, que los armoniza y redondea. Simplemente no tiene rival y lo mejor de todo es que la podemos reciclar.

Las botellas de vidrio de vino las debemos depositar en los contenedores verdes, destinados a este material y a ser posible sin el corcho de vino ni etiquetas.

Por otro lado, a finales del siglo XVIII el uso del corcho como tapamiento de vinos se generalizó a escala industrial, aprovechando sus características de liviandad, flexibilidad, impermeabilidad e incorruptibilidad, que lo han llevado a presidir el embotellamiento de los mejores vinos hasta nuestros días.

El corcho se elabora con la corteza de los alcornoques, un árbol de hoja perenne. Sin embargo, esta práctica suscita un debate ecológico. El sector ecologista advierte de que se destinan unas 2,5 millones de hectáreas a los alcornoques para este fin y que ello implica un impacto ambiental y económico. Como alternativa, sobre todo en la industria del vino, cava o champán, un nuevo tapón de plástico sustituye al de corcho, con un coste tres veces menor.

El tapón de silicona o de plástico se puede reciclar y lo tiraríamos al cubo amarillo, de plásticos y envases.

El problema del tapón de corcho radica en que además no se está reciclando en la actualidad. Es decir, el corcho natural, si tenemos dudas de donde depositarlo tras su uso lo correcto es al contenedor gris de residuos orgánicos, separándolo de la botella, para no dificultar el reciclaje de los envases de cristal.

En realidad se está estudiando cómo reciclar y aprovechar este material, pero hasta la fecha no se han puesto planes en marcha. Mientras tanto tendremos que seguir utilizando el cubo gris de la basura orgánica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>