6 oficios tradicionales de la cultura del vino, en peligro de extinción

 

CARLOS AGUILA MUÑOZJUEVES 21 DE FEBRERO DE 2019

LEÍDO › 3686 VECES

La elaboración y consumo de vino ha creado a lo largo de la historia oficios tradicionales, los llamados ‘artesanos del vino’ que forman parte de la cultura del vino y que se encuentran muchos de ellos en peligro de extinción

Hay una idea bastante extendida de que tener una cierta cultura del vino es disponer de conocimientos superficiales sobre qué es esta bebida tradicional, los principios elementales de enología, el maridaje, unas nociones de geografía y cierto vocabulario para describir las sensaciones olfativas, sus componentes y variedades de uvas.

No es sorprendente que sea así, productores, universidades y escuelas de hostelería han tenido una visión demasiado especializada y bajo mi punto de vista limitada de lo que engloba el concepto de cultura del vino.

Actualmente el sector ha evolucionado a una visión más amplia y humanista de la cultura del vino, cosa que ha permitido darle un valor añadido.

La cultura del vino es un conjunto de mitos, tradiciones, conocimientos, obras de creación artística y sobre todo formas de vida que entorno al vino han acumulado los pueblos.

Hoy inicio una serie de artículos relacionados con la cultura del vino.

En el entorno del vino, de su elaboración, comercio y consumo se han creado a lo largo de la historia oficios tradicionales, los artesanos del vino, muchos de ellos en peligro de extinción:

TONELEROS

Los ebanistas del vino, construyen toneles, barricas, etc… para guardar el vino o transportarlo.

El origen de la barrica es impreciso, pero se les atribuye a los pueblos celtas, concretamente a los galos. Otros historiadores lo atribuyen a los etruscos, entre los siglos VII o VI aC.

Las primeras referencias con el vino son del 450 aC. Heródoto habla de botas de troncos de palmera vaciados utilizados para el comercio del vino.

El proceso de fabricación era complejo ya que hacía falta tener conocimientos de geometría, tener habilidad manual y disponer de herramientas apropiadas.

BOTEROS

La bota es unos de los envases de transporte de vino más antiguos, citados en la Odisea en el episodio de la borrachera de Polifemo.

La bota son pieles enteras tradicionalmente de cabra, adobadas e impermeabilizadas por la parte interior.

TAPONEROS Y CORCHEROS

Desde el 3000 aC. el corcho ya se utilizaba en China, Egipto, Babilonia y Persia, sobre todo para la pesca. Pero el binomio corcho y vino aparece en el siglo XVII con las botellas de vidrio, pero hay constancia de ánforas de vino tapadas con corcho.

Es a principios de siglo XIII en Portugal donde aparecen las primeras leyes que protegen los bosques de alcornoques: Pero es en el siglo XVIII donde se industrializa para dar respuesta a la demanda de la industria del vino.

Oficios muy manuales que con la industrialización fueron perdiendo su carácter artesanal, menos el cochero que aún podemos disfrutar de su trabajo tal y como se realizaba antiguamente.

VIDRIEROS

Los bufadores del vino datan del 4000 aC. El vidrio ya se conoce en Egipto y el Oriente Medio. El descubrimiento del vidrio bufado lo sitúan en Siria -cuando formaba parte del Imperio Romano- mediante una caña los romanos lo difundieron al resto de su Imperio.

Como recipiente para guardar el vino sus primeras referencias son inciertas por la falta de restos, por su fragilidad. No obstante sale citado en el banquete de Trimalción, del siglo I.

Con la caída del Imperio el arte del vidrio entra en decadencia hasta el siglo VII cuando en Venecia aparece la gran escuela del vidrio, concretamente en la isla de Murano, era la única artesanía permitida a los caballeros.

A partir del 1800 se generaliza el embotellado del vino en botellas de vidrio industrial, en el momento que la botella es más económica que el contenido, el vino.

ARTESANOS DEL METAL

Las viejas herramientas de la edad de bronce a la del hierro, para trabajar manualmente la vid, eran productos artesanos del metal, de diferentes formas según el tipo de trabajo y según la región.

En época romana los arados ya utilizaban el metal así como las demás herramientas para el trabajo manual de la tierra. No es hasta el siglo XIX que las herramientas se fabrican de manera industrial.

Además aparecieron artesanos para poder dar respuestas a objetos muy importantes para el consumo de vino:

  • El tastavino, surge en Borgoña en el siglo XII
  • Los grifos de bota metálicos
  • Los sacacorchos, aparece en el siglo XVII

ARTESANOS DEL BARRO

Los primeros objetos de barro se remontan al Paleolítico, los primeros artesanos aparecen en Mesopotamia, donde se inventaron herramientas para trabajar la arcilla, el horno y el torno.

La artesanía de la arcilla y la utilización de los envases de este material en todo el proceso de elaboración, conservación, transporte y servicio ha sido la fuente más importante en el que los arqueólogos se han basado para el estudio de todos estos procesos en la antigüedad.

Es muy curioso: Ceramos, protector de los artesanos de la arcilla, era hijo de Dionisio, dios del vino, que significado mitológico más maravilloso!

Carlos Aguila Muñoz
Winelover y escritor especializado en enoturismo, enología e historia del vino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>