El vino español fue el más exportado del mundo en 2018… pero con el precio más barato

 

La producción en España tocó los 44,4 millones de hectolitros en 2018, casi un 40% más

Vinos

El año 2018 fue un buen ejercicio para el vino español. Así al menos se desprende de los últimos datos publicados por la Organización Internacional de la Viña y el Vino, la referencia a nivel mundial en el seguimiento de las tendencias de este sector. Esta vuelve a confirmar a España como el país con más superficie vitícola (969.000 hectáreas) y también como el más exportador, aspectos que en 2018 fueron acompañados por una producción al alza y, esto es más inusual, un consumo doméstico creciente. Sin embargo, sigue sin quitarse la etiqueta de siempre: de los grandes países exportadores, es el que vende el vino más barato.

De los 44,4 millones producidos en el país, el 47% fue dirigido a exportaciones, un total de 21 millones de hectolitros. Esta cifra supone un retroceso del 5% respecto al año pasado, pero aún así, España se mantiene como líder exportador de vino en el mundo, posición que disfruta desde 2014 cuando superó a Italia. El problema, como sucede históricamente, es el valor de lo vendido. Aunque este creció un 3,6% en 2018, alcanzando los 2.916 millonesde euros, es una cifra baja en comparación con Italia y Francia. Tomando en cuenta volumen y valor exportados, el precio medio por litro de vino español exportado es de 1,39 euros, por los 3,12 del italiano y los 6,62 del francés.

Por poner en contexto las cifras, aunque España exportó casi un 50% más de vino que Francia, el país vecino ingresó casi cinco veces más por cada litro. De hecho, nuestro país es, de entre los 10 máximos exportadores del mundo, el que tiene el precio más barato. Algo que se explica por el peso que sigue teniendo el vino a granel en la balanza exportadora, un producto de menor valor.

Pero no todo son malas noticias. Esos 1,39 euros suponen el valor más alto desde 2013, año en el que el precio medio por litro se situó en 1,4 euros. En 2015 tocó suelo bajando a los 1,1 euros, debido a un repunte en el volumen exportado que alcanzó los 24 millones de hectolitros, el mayor nivel desde que se tienen registros, que no estuvo acompañado por una mejora significativa de su valor. En 2017, el precio medio por litro fue 1,27, por lo que de un año a otro se ha mejorado esta variable en 12 céntimos. El vino español, aunque sigue siendo barato, en 2018 lo fue un poco menos. Solo Sudáfrica, con 1,58 euros, y Chile, con 1,81 euros, mantuvieron el año pasado su precio medio por litro por debajo de los dos euros entre los 10 países más exportadores.

Otra asignatura pendiente sigue siendo la del consumo doméstico. Pese a ser el país más exportador y el tercero que más produce, España es el octavo país en consumo, con 10,8 millones de hectolitros, una mejora respecto a los 10,3 de 2017. En litros por habitante, la posición es aún más baja: 12º, con 26,9 al año. Los vecinos portugueses se confirman como más aficionados a esta bebida, con 62,1 litros por habitante al año, a una distancia destacada del segundo país, Francia, con 50,2.

Javier García Ropero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>