Tomar vino ayuda a mejorar la salud intestinal

 

Los científicos no paran de darnos la razón: beber vino es bueno. Esto no es nuevo, lo que sí lo es es un nuevo estudio que aporta más beneficios que los que conocíamos hasta ahora. Y lo hace no sólo al vino, también al té y al café.

El vino, junto al té y el café, mantienen activas unas bacterias que son importantes para nuestro intestino. En el intestino tenemos bacterias buenas y otras malas. La clave para una buena salud es mantener el equilibrio entre ambas. Y aquí entra en juevo el vino, ya que ayuda a mantener un buen nivel de bacterias buenas que equilibren a las malas.
Son los datos que se han desprendido del estudio capitaneado por la doctora Alexandra Zhernakova. Un estudio que ha analizado  los microorganismos presentes en el intestino de más de 1.100 personas, e identificaron 126 factores que se correlacionan con los cambios en la composición de la comunidad microbiana de un individuo.
Al analizar las muestras de heces de los participantes en el estudio se comprobó que el consumo de frutas, verduras y yogur beneficia al microbioma, así como beber café, vino, té y suero de leche. Por el contrario, tomar refrescos azucarados, leche entera o comer aperitivos salados y una gran cantidad de hidratos de carbono puede hacer que nuestra salud intestinal se resienta, ya que reduce la diversidad de microorganismos.

vino

Los científicos no paran de darnos la razón: beber vino es bueno. Esto no es nuevo, lo que sí lo es es un nuevo estudio que aporta más beneficios que los que conocíamos hasta ahora. Y lo hace no sólo al vino, también al té y al café.

El vino, junto al té y el café, mantienen activas unas bacterias que son importantes para nuestro intestino. En el intestino tenemos bacterias buenas y otras malas. La clave para una buena salud es mantener el equilibrio entre ambas. Y aquí entra en juego el vino, ya que ayuda a mantener un buen nivel de bacterias buenas que equilibren a las malas.

Son los datos que se han desprendido del estudio capitaneado por la doctora Alexandra Zhernakova. Un estudio que ha analizado  los microorganismos presentes en el intestino de más de 1.100 personas, e identificaron 126 factores que se correlacionan con los cambios en la composición de la comunidad microbiana de un individuo.

Al analizar las muestras de heces de los participantes en el estudio se comprobó que el consumo de frutas, verduras y yogur beneficia al microbioma, así como beber café, vino, té y suero de leche. Por el contrario, tomar refrescos azucarados, leche entera o comer aperitivos salados y una gran cantidad de hidratos de carbono puede hacer que nuestra salud intestinal se resienta, ya que reduce la diversidad de microorganismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>